TarrusMorell-Àcid-hialurònic-Facial-Girona

El ácido hialurónico es una sustancia clave por el rejuvenecimiento facial. Permite suavizar aquellos surcos de la cara que no se pueden tratar o resolver de forma satisfactoria con otros tratamientos como las arrugas peribucals y los surcos nasogenians. Además, también nos permite ganar volumen en zonas seleccionadas cómo sería el caso del aumento de volumen a los labios.

Los procedimientos son rápidos, no suelen durar más de 30 minutos, indoloros y duraderos (p ej. hasta 1 año en el caso de la remodelación labial).

Los resultados se notan inmediatamente. Aun así, el resultado óptimo se aprecia al ninguno de unos cuántos días, es decir, cuando el material adquiere sus mejores propiedades.

TarrusMorell-Àcid-hialurònic-Facial-Girona
Ojeras
Pómulos
Surcos nasogenianos
Código de barras
Volumen y contorno labial
“Marionetas”
Corrección del mentón

Aumento de labios/ Remodelación labial

Nosotros utilizamos ácido hialurónico de alta densidad de reticulación a 25-30 mg/ml puesto que nos permite unos resultados mucho más duraderos.

Hay que inyectarlo a nivel de la línea labial superior a la transición del vermelló a la piel del labio superior para producir una ligera rotación del labio hacia superior a la vegada que aumentamos el volumen del mismo. Es necesario evitar la inyección directamente al vermelló del labio para evitar acumulaciones antiestéticas.

Hay que evitar sustancias con las cuales no haya experiencia y materiales irreabsorbibles como la silicona o “bioalcamid” que había estado ampliamente utilizado en el pasado pero que ha presentado problemas en numerosos pacientes a causa de su carácter irreabsorbible y a procesos inlamatorios recurrentes.

Aumento de pómulos

En este caso empleamos otra clase de ácido hialurónico con un grado de reticulación más elevado para conseguir un mayor aumento de volumen. Además, la infiltración se realiza a nivel profundo para producir un efecto superior de proyección de la zona malar.

Tratamiento de “Ojeras” / Ojeras

En primer lugar, hay que diferenciar las típicas “ojeras/ojeras” por hundimiento del surco lagrimal, que sucede a cualquier edad, de las bolsas de los ojos por extrusión de la grasa periorbitaria que aparece en gente a partir de los 45-50 años y que necesita un tratamiento muy diferente que suele ser quirúrgico (Blefaroplastia).

Así pues, para el tratamiento de las ojeras hace falta una evaluación no solo de la ojera en sí, sino también de la zona malar que a menudo tiene un déficit importante de proyección. En la zona del surco lagrimal infiltramos ácido hialurónico de menor densidad que en el caso de los labios y pómulos, de forma muy superficial, justo en la zona subdérmica. Se utiliza una cánula específica (atraumàtica) e infiltramos de forma retrógrada, de la zona más interna junto al puente nasal hacia la zona externa más próxima al pómulo.